lunes, 4 de agosto de 2014

Las tendencias

Probablemente una de las recomendaciones mas conocidas en el mundo del trading sea la de operar a favor de la tendencia. Qué es una tendencia, como detectarla, como operarla.. son aspectos muy importantes para un inversor, y me atrevería a decir que dominando las cuestiones anteriores se obtiene ya una criba determinante sobre operativas y señales erróneas desde el inicio. Recordar que en el trading tratamos con probabilidades, no con certezas, si conocemos en profundidad las tendencias de los precios, sus señales y las diversas operativas disponibles, tendremos a nuestros favor aquellas y reduciremos notablemente nuestro margen de error.


Concepto

La tendencia es la dirección que sigue el movimiento del precio de un activo a lo largo del tiempo. Hay que tener en cuenta al definir la tendencia, que el precio de los activos  no se suele mover en línea recta, sino dibujando dientes de sierra, con retrocesos e impulsos. Pero en conjunto, esa línea de retrocesos e impulsos se desplaza o bien para arriba, para abajo, o en sentido horizontal. Como inversores, nos importa saber cuál va a ser el recorrido futuro de un valor concreto, desgraciadamente, lo único que podemos conocer es la tendencia.

Clases

Podemos clasificar las tendencias atendiendo a diferentes parámetros.

Por su dirección:

-Alcistas: cuando los máximos y los mínimos relativos se van dando progresivamente en niveles más altos.  Indica predominio de la demanda sobre la oferta.


-Bajistas: cuando los máximos y los mínimos relativos se van dando progresivamente en niveles más bajos. Indica predominio de la oferta sobre la demanda.


-Lateral: Cuando los máximos y mínimos relativos se encuentran respectivamente en el mismo o similar nivel. Indica que la oferta y la demanda se encuentran en equilibrio. 


Por su duración:

-Primarias o de largo plazo: duran entre uno y varios años, son movimientos grandes.
-Secundarias o de largo plazo: duran desde varias semanas a varios meses y se producen en sentido contrario a las anteriores, son lo que comúnmente se llama correcciones.
-Terciarias o de corto plazo: son diarias o semanales, dentro de las secundarias.

Criterios de fiabilidad

-El número de veces que la línea de tendencia ha sido tocada por la línea de precios sin haber sido rota, indica su solidez. Cuanto mayor el número, mayor la solidez. Para trazar una línea de tendencia, se exigen mínimo tres contactos, el tercero es el de confirmación.
-El tiempo que la línea de tendencia haya permanecido vigente. Cuanto más tiempo, más fuerte es la tendencia y mayores serán las consecuencias de su ruptura.
-La inclinación de la línea de la tendencia. Mientras menos inclinación, más fiable será, esto es así porque si la tendencia tiene menos de 45º es más difícil de romper, y en caso de producirse dicha ruptura, mayores efectos tendrá.

Trazado

Es importante saber que una línea de tendencia alcista actuará como soporte, y una bajista, como resistencia. Dicho de otro modo, una línea de tendencia alcista es una línea de soporte inclinada hacia arriba, y una línea de tendencia bajista, una resistencia inclinada había abajo.

Dicho esto, para trazar una línea de tendencia alcista, uniremos los puntos significativos que sean mínimos relativos, es decir, las líneas de tendencia alcista se trazan por debajo de la línea de precios. Y consecuentemente, para trazar una línea de tendencia bajista, uniremos los puntos significativos que sean máximos relativos, es decir, las líneas de tendencia bajista se trazan por encima de la línea de precios.

Operativa

Es mucha la utilidad de las líneas de tendencia, que nos van a ayudar a determinar cuándo se ha dado un cambio de dirección de la línea de precios, y a localizar niveles de precios objetivos  para comprar o vender. Aparte obviamente de darnos una visión global del activo en concreto.

En caso de ruptura, y antes de realizar una operativa a favor de la nueva tendencia, tenemos que tener en cuenta varios aspectos. Al igual que en el caso de los soportes y resistencias, es frecuente que se produzcan pullbacks y throwbacks. Estos consisten en retornos rápidos a la línea de tendencia rota previamente, que luego definitivamente se alejan de esta a favor de la nueva. Digamos que son arrepentimientos temporales de los inversores. El pullback precede a un cambio de tendencia alcista a bajista, y el throwback, de bajista a alcista. Por supuesto, puede ocurrir que la tendencia aunque sea rota, no lo sea con firmeza, y se vuelva a la misma, que no se rompa definitivamente. En el siguiente gráfico podéis ver un pullback y throwback, respectivamente.



Se trata, por tanto, de oportunidades de compra o de venta. SI estamos ante una ruptura  alcista, el throwback se traduce en el momento idóneo de compra, mientras que si estamos en una figura bajista, el pullback es el momento ideal para la venta, saliendo de los títulos antes de que la cotización profundice su caída. Nos da la opción de entrar en un movimiento que ya se había iniciado y del que nos habíamos quedado fuera.

Para evitar entradas en falso al mercado, tendremos que valorar que la ruptura de la línea de tendencia haya sido acompañada con volumen, que dicha ruptura tenga un alcance relevante, y que el precio de cierre de la sesión confirme la misma, no basta con que la ruptura se alcance en un momento concreto solamente y luego no se mantenga. Al igual que en el caso de los soportes y resistencias, podemos fijar un porcentaje del 3% como red de seguridad. Solamente cuando el precio haya subido o bajado más de un 3% del nivel de ruptura de la línea de tendencia bajista o alcista respectiva, entraremos a mercado. También podremos fijarnos un período de tiempo para confirmar la ruptura de la tendencia, es decir, que en las sesiones siguientes se confirme la misma.

Recordemos que nunca se ha de operar en contra de la tendencia del mercado, nosotros somos unos agentes sin poder de influencia en el mismo, no mantengamos nunca una posición errónea esperando que la tendencia se dé la vuelta, porque nuestra cuenta puede perecer mientras tanto. Otra cosa es que en operativas concretas se entre en tendencias correctivas de la principal, aquí ya estamos hablando de operar teniendo en cuenta diferentes marcos temporales. Si operamos por ejemplo en tendencias semanales, tendremos que ver primero cual es la tendencia mensual, y operar en las correcciones de esta última. Más adelante en el blog analizaremos esto con profundidad.

En una tendencia alcista consolidada, entraremos a mercado en los apoyos de dicha tendencia. Una línea de tendencia alcista actuará como soporte, de igual modo que una línea de tendencia bajista actuará como resistencia, y con alta probabilidad, el precio, una vez que alcance un apoyo, debería rebotar. Si nos equivocamos y se produce una ruptura que cumpla los criterios anteriormente expuestos, cerramos inmediatamente la operativa e iniciamos una nueva a favor de la nueva tendencia. Podemos aprovechar los pullbacks o los throwbacks para minimizar las pérdidas de la operativa errónea.


4 comentarios:

  1. Supongo que la operativa en canales de tendencia será muy similar. Lo digo por que tambien hay que aprovechar los rebotes al llegar a los techos y suelos no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente. Un canal de tendencia básicamente es dos líneas de tendencia paralelas, hay que aprovechar los movimientos del precio entre las mismas, entrando cuando se produzca un rechazo o rebote en sentido contrario.

      Eliminar
  2. Entiendo que en una tendencia alcista operar en correciones es hacerlo a la baja no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, en un primer momento operas a la baja aprovechando la caida hacia la linea de tendencia. Posteriormente, y una vez confirmado el rebote y la no ruptura de la tendencia, operas al alza. Siempre esperando confirmacion y aplicando porcentajes o filtros de seguridad.

      Eliminar