martes, 13 de octubre de 2015

El análisis fundamental

Como inversores contamos, a la hora de analizar los diferentes activos financieros, con diversas herramientas a nuestra disposición. Aparte del análisis técnico, comentado ya en bastantes ocasiones en el blog, existen otras opciones muy utilizadas, como la que nos ocupa en la presente entrada, el llamado análisis fundamental. Surgido gracias a Benjamin Graham y David Dodd en la década de los 30 del siglo pasado con el libro "Security Analysis", y enfocado inicialmente al análisis de acciones de empresas, este tipo de análisis, a diferencia del técnico, se basa en toda la información de ámbito macroeconómico, sectorial y particular disponible para lograr discernir si el valor de dichas acciones está sobrevalorado o infravalorado respecto a un precio objetivo.


Concepto

El análisis fundamental es aquel análisis que pretende proporcionar el valor intrínseco u objetivo de una acción para obtener una valoración de sobreponderación, neutralidad o infraponderación, basándose en una valoración por fundamentales. Si dicho valor intrínseco u objetivo se encuentra por debajo del valor de la acción, se estima que el primero debería ascender en el medio-largo plazo, por lo que el análisis fundamental recomendaría sobreponderar o incrementar peso en cartera. Si se encontrara por encima, a medio-largo plazo debería descender, por lo que el análisis fundamental recomendaría infraponderar o disminuir peso en cartera. Si el valor intrínseco u objetivo se encontrara a la par del precio de la acción, el análisis fundamental recomendaría mantenerse neutral.


Tipos

Existen diversas variantes del análisis fundamental, las dos mas conocidas son:
-Análisis top down: esta variante del análisis fundamental (desde arriba hacia abajo), se centra en primer lugar en los aspectos más generales, como los políticos y macroeconómicos para ir descendiendo posteriormente hacia un análisis particular de la empresa concreta con el fin de obtener un precio objetivo.
-Análisis bottom up: a diferencia de la anterior, esta variante del análisis fundamental (desde abajo hacia arriba), obvia en primer lugar los aspectos generales y se centra en el análisis de los fundamentales de una empresa para averiguar si se encuentra sobrevalorada o infravalorada en el mercado.

Tenemos que tener en cuenta que el análisis fundamental considera que el mercado tiene una eficiencia limitada, y por lo tanto las disparidades entre el precio objetivo y el precio actual tienden a disiparse, ya sea en un sentido u en otro. Por ello, es indiferente la modalidad de análisis fundamental que usemos, el objetivo es localizar activos infravalorados para comprarlos o sobrevalorados para venderlos.


Metodología

El análisis fundamental consta de diversas etapas o fases. Dependiendo de la vertiente de análisis que escojamos, optaremos por una diferente consecución de aquellas, o incluso nos centraremos en una sola.

-En el nivel mas general, nos encontramos con el análisis político y macroeconómico, que trata de clarificar la situación en la que se encuentran los mercados en su vertiente geopolítica, nacional e internacional. Se analizan factores como los tipos de interés, el PIB de cada país, las tasas de desempleo, la balanza de pagos, la política fiscal... todos ellos nos van a indicar si la economía se encuentra en un ciclo expansivo o recesivo, que perspectivas de inversión externa e interna hay para el medio y largo plazo o la situación geopolítica que tanto afecta a los mercados.

-El análisis sectorial, en el escalón inferior, pretende determinar la salud de cada sector económico, para determinar los más favorables a medio-largo plazo. Para ello se sirve del análisis de aspectos como el ciclo de vida del sector, las barreras de entrada, la legislación particular, la importancia del sector a nivel nacional e internacional, los márgenes operativos o la sensibilidad a los ciclos económicos.

-Por último, en el nivel más particular, está el análisis empresarial propiamente dicho, que incluye la valoración por fundamentales o ratios económico-financieros de la empresa. Elementos de este nivel de análisis son el análisis del balance y sus ratios correspondientes, de la cuenta de resultados, del mercado, la posición relativa de la empresa en su sector, el estudio de los productos y de sus precios y la política de inversiones. 

Los ratios fundamentales que son más comúnmente utilizados y en los que no me puedo detener porque darían para una entrada dedicada, son la rentabilidad por dividendo, el ratio EV/Etbida, el PER, el multiplicador del cash flow, el ROE, el ratio Price to Book Value... 



Conclusión

Es evidente que el análisis fundamental en absoluto es incompatible con el análisis técnico, de hecho son perfectamente complementarios. Muchas limitaciones de este último simplemente se derivan del hecho de no tomar en consideraciones que si toma el análisis fundamental, por lo que podéis ir intuyendo el potencial del uso conjunto de ambos análisis. Y también habréis podido deducir que el análisis fundamental no sirve solamente para acciones, es incuestionable su utilidad a la hora de invertir en divisas o materias primas, dado que comparten muchos aspectos objeto de estudio.

Las recomendaciones del análisis fundamental son realizadas generalmente por economistas y analistas con experiencia y amplios conocimientos, y para muchos inversores, son las únicas válidas. A mi modesto entender, no se puede obviar para una perspectiva de medio-largo plazo el análisis fundamental, para qué invertir en una empresa que se encuentra en un sector maduro, con malos resultados y peores perspectivas. El análisis técnico podrá dar señales pero la realidad es que el precio de la acción más temprano que tarde va a reflejar esa realidad desfavorable. De igual modo en las divisas y materias primas, en mi opinión aún más susceptibles a los parámetros que maneja el análisis fundamental.

Es primordial que la hora de invertir vuestro dinero tengáis muy claro vuestro marco temporal y vuestra necesidad de liquidez. No es lo mismo hacer intradía con un sobrante del que podemos permitirnos perder una parte significativa, que invertir los ahorros de toda una vida con la esperanza de tener una revalorización de nuestro capital a lo largo de los años. El análisis fundamental es una herramienta muy utilizada por los grandes inversores institucionales y fondos de inversión. Si un fondo de acciones USA quiere mantener una buena rentabilidad a lo largo de los años batiendo a su indice de referencia o benchmark, deberá ser cuidadoso a la hora de escoger las acciones de su cartera. 

Al gestor de un fondo le importará bien poco lo que marque el RSI en gráficos horarios o diarios, se centrará en las perspectivas de cada sector, los factores geopolíticos, los análisis de mercado y los ratios fundamentales de las empresas. El análisis técnico no puede prever el futuro, tampoco el fundamental, pero la combinación de ambos nos puede dar una perspectiva más amplia y fundamentada que a la larga nos dará mejores resultados. Es imposible por ejemplo operar Forex sin tener en cuenta los eventos macroeconómicos, si combinamos un análisis fundamental de la divisa en concreto con el análisis técnico en busca de niveles relevantes o señales de indicadores, podremos invertir con más probabilidades de éxito.

5 comentarios:

  1. Entrada muy interesante. Una pregunta, si lo he entendido bien recomiendas el análisis fundamental para marcos temporales mas amplios? Gracias

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. No es que recomiende un tipo de análisis u otro en particular para plazos más largos, lo que ocurre es que hay datos y variables que solamente el análisis fundamental puede cuantificar y darnos una idea de hacia donde se va a mover el mercado. Eso si, es cierto que para medio-largo plazo hay tantas variables e información que el análisis técnico puede quedarse corto y solamente contarnos que es lo que ha pasado. Piensa por ejemplo si quisieras hacer una cartera de acciones, aparte de ver niveles técnicos, lo ideal sería que dedicaras tiempo a conocer las cifras y perspectivas de cada empresa en particular, para asegurarte que inviertes con una base sólida detrás, no tendría sentido invertir en una compañía de un sector en decadencia o con unas cuentas ruinosas.

    Mi consejo es que no sigáis ciegamente una disciplina de análisis, estad abiertos siempre a nuevas perspectivas, a tener por ejemplo un calendario económico en vuestra mesa de trabajo para ver que datos trae la semana. Saludos

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo en que lo ideal es combinar ambos análisis, pero creo que para un "trader domestico" es mas fácil atinar con el técnico que con el fundamental. Por ejemplo: a ver quien es el guapo que consigue predecir correctamente la evolución de los factores geopolíticos. ¿estas de acuerdo conmigo, Manuel? Un saludo, enhorabuena por el blog y ánimo a seguir en esta línea!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, para el trader retail o doméstico la complejidad del análisis fundamental es uno de sus principales inconvenientes. Se requiere mucha formación, experiencia e información no siempre disponible para nosotros, aparte de mucho tiempo. Imagínate tener que analizar todas las empresas de las bolsas USA para seleccionar las idoneas, es una tarea solo al alcance de entidades financieras con muchos recursos.

      El pequeño inversor puede sin embargo valerse de la ingente cantidad de información que nos proporcionan las firmas de análisis y las redes sociales, y como he comentado en la entrada, de un calendario económico para intentar prever movimientos en los activos.

      Muchas gracias por participar en el blog

      Eliminar