martes, 2 de agosto de 2016

Cómo empezar en el trading II

Proseguimos con esta nueva entrada del blog la serie iniciada hace unos días sobre qué hacer para comenzar con buen pie en los mercados. Como ya comenté, a la hora de intentar ayudar al que empieza, me baso en experiencias propias y ajenas, tanto positivas como negativas, la literatura que nunca me cansaré de recomendar y el acerbo de conocimientos que internet pone a nuestra disposición. Por supuesto, todo ello tras el proceso de selección que detallaré a continuación.


Sed exigentes con vuestro broker

Desde el momento en que, como inversores retail, no podemos mandar directamente órdenes al mercado, la figura del broker adquiere una gran relevancia. Este es nuestro intermediario, nuestro proveedor de servicios, y muy importante, el depositario de nuestro dinero. Una buena elección es crucial, tanto en términos de costes como en plataformas de trabajo, fiabilidad de nuestra operativa y oferta de productos. Aquí tenéis una entrada del blog que os será de gran utilidad:



Yo os recomendaría elegir primero el producto con el que vais a operar y luego el broker. Para ello obviamente podéis trastear en modo demo, no sin antes haberos formado convenientemente, en cualquier broker o entidad financiera. Una vez que os decidáis, yo os recomiendo, si por ejemplo vais a operar Forex o CFDs, elegir brokers especializados, con regulación tanto en su país de origen como en el vuestro a ser posible. Para los productos como futuros u opciones no descartéis entidades financieras tradicionales pero sed muy exigentes con las comisiones y la plataforma de trading que os ofrezcan. Si operáis con acciones a contado a medio-largo plazo, buscad la entidad financiera mas solvente posible y pelearos por reducir costes al máximo, podéis ejercer fuerza dentro de vuestras posibilidades por la vinculación de otros productos.

No empecéis buscando un sueldo

El trading es un proceso continuo de aprendizaje, no hay unos plazos marcados, pero normalmente para lograr la consistencia en las operativas es necesario que trascurran años, dado a la cantidad de materia a asimilar, a la necesidad de pulir nuestras emociones mediante el autoconocimiento y la práctica reiterativa y al necesario escalonamiento en nuestro proceso de aprendizaje. No os dejéis embaucar por los cantos de sirena de los brokers-casino que prometen sueldos de cinco cifras después de leeros un pdf de 15 páginas e ingresar 100 € tras abriros una cuenta no se sabe donde. 


Haceros a la idea de que, si decidís dedicaros al trading, pasará mucho tiempo hasta que os podáis disponer de unos ingresos recurrentes, no digo ya conseguir la vida de vino, rosas y mujeres que publicitan los brokers-casino. O bien tenéis un remanente de capital para ir tirando durante ese proceso, o bien disponéis de otra fuente de ingresos. Pero no caigáis en la trampa de la desesperación, esa desesperación de la que se aprovechan, desde hace muchísimo tiempo, gente sin escrúpulos, que busca el dinero de incautos que pretenden saltarse atajos y lograr, sin esfuerzo, unos sueños de riqueza y lujo que, sencillamente, ni están ni estarán a su alcance.

Empezad con muy poco capital a conocer el mercado, a ejecutar órdenes, a manejar vuestra plataforma de trading, a controlar vuestras emociones, a asumir las inevitables pérdidas con naturalidad, y a entender que realmente, como explico en el punto siguiente, lo que tenéis que plantearos es el trading como un negocio. 

Montad vuestra empresa de trading

Familiarizaros con conceptos como gastos fijos, bienes y equipos o producción en serie. Imaginad que vuestro negocio consiste en fabricar productos (trades) con la esperanza de lograr un beneficio. Que en vuestra cadena de producción (sistema de trading), es inevitable que pueda haber productos defectuosos (trades perdedoras), pero que simplemente tenéis que asumir que el negocio es así, y solo reajustar vuestra maquinaria de producción si el mercado cambia o los defectos son excesivos.


Como gastos incluid el coste de los equipos informáticos, la conexión a internet, la electricidad, las comisiones, la formación... todo lo que suponga una inversión necesaria para vuestro negocio. Llevad un registro detallado y exhaustivo de todas vuestras operativas, la información que con el paso del tiempo os puede brindar es muy valiosa. Aquí tenéis una entrada del blog sobre esto último:


Sistematizad vuestra actividad, sed empresarios de una fábrica de trades, optimizar recursos y gastos, formar continuamente a vuestro personal (a vosotros mismos), vigilar el mercado constantemente en busca de cambios o nuevas tendencias para adecuar vuestra maquinaria de producción y, sobre todo, asumid con humildad que solo con trabajo y disciplina vuestra empresa podrá prosperar.

Aislaros del ruido

No es por polemizar, pero no creo que haya actividad profesional en la que haya mas vendehumos, farsantes y fantasmas que en el trading, salvo en el mundo artístico quizás. En redes sociales es tan elevado el número de supuestos gurús, formadores que no operan, y cracks siempre ganadores en sus sueños (que inexplicablemente se están perdiendo las grandes entidades de Wall Street), que te hace pensar... algo raro ahí verdad?

Aislaros de toda esta morralla, aprended a seleccionar gente que os pueda aportar, a desarrollar un sentido muy crítico y a no buscar a alguien que opere por vosotros. Si queréis delegar la gestión de vuestro capital y despreocuparos, lo lógico sería dirigiros a un asesor financiero regulado con reputación (pagando como es lógico) en lugar de un perfil de twitter con una foto pintona no?


No confundáis ruido con información. Pero extraer la información de fuentes fiables y contrastadas, os puede ser de mucha ayuda para entender el contexto de mercado y tomar decisiones, hay auténticas joyas al alcance de todos y a coste cero, es solo tener interés de verdad. Por último, en el trading sed responsables de vuestras decisiones y operar en base a un sistema preestablecido, no a recomendaciones de terceros. Escuchadlas, pero nunca entréis en una operativa porque os lo comente un cuñado de esos que dice que lee entre líneas la prensa salmón. 

Centraros en estudiar, en aprender de gente que os aporte, en leer análisis e informes de pocas pero excelentes fuentes, en comprender el contexto de mercado. Dejad a los vendehumos y fantasmas fuera de vuestro círculo, os evitaréis desinformación y discusiones estériles, aparte de conservar vuestro dinero para cosas realmente útiles.

4 comentarios:

  1. Me ha encantado la entrada, sobre todo el punto acerca de montar un negocio de trading.

    Ciertamente muchos tenemos una visión inicial del trading un tanto heróica, como si fuera una actividad cuasi de película, cuando como bien dices no es mas que un negocio que produce trades.

    Enhorabuena por el blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente David, el trading es una actividad meramente empresarial con algunas peculariedades, pero como muchas otras.

      El trader que ha alcanzado la consistencia se aburre al operar, logra con un sistema generar unos productos que le producen beneficios en la mayoría de las ocasiones pero no siente emociones constantemente. Otra cosa es que te emocione el mundillo de los mercados y el ansia de conocimiento, cosa que veo incluso necesaria.

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo Manuel.

      Yo no llevo mucho tiempo haciendo trading, pero he visto mucha gente que parece que opera por ludopatía, encima con dinero que le hace falta. Considero muy importante tener las coss claras en cuanto a las características del negocio, y como bien dices, sitematizar todo en la medida de lo posible.

      Saludos

      Eliminar
    3. Es que no puede ser de otra manera David. Una actividad técnica, con presión psicológica, con cantidades ingentes de información por codificar cada dia... como no sistematices y apliques un sistema y/o protocolo estricto para operar, simplemente estas vendido.

      Saludos y gracias por aportar

      Eliminar