jueves, 20 de octubre de 2016

Psicología del trading III

Quien duda ya a estas alturas de que la gestión de nuestras emociones es una parte fundamental de cualquier planteamiento o estrategia de inversión en los mercados financieros. Mas allá de la complejidad técnica de la profesión, que cada día crece dada la creatividad de los constantes desarrollos, uno de los aspectos que más sorprende y amenaza a los novatos es la tremenda presión psicológica del trading. Para intentar seguir construyendo una guía en esta materia en el blog, esta nueva entrada continuará la serie iniciada sobre psicología del trading, que se complementa a la perfección con los vídeos de psicotrading.


Diseccionar vuestros miedos

Quien no ha tenido esa desagradable sensación de quedarse inmóvil, atenazado, o bloqueado ante una situación que nos incomoda, asusta o inquieta? Ciñéndonos al trading, quien no ha tenido esa sensación de parálisis ante una señal que nos surge delante de las narices, con buena pinta, pero que inexplicablemente dejamos pasar para comprobar a posteriori que hubiera funcionado de maravilla?

El miedo en el trading es algo muy presente, puede denotar inseguridad, falta de confianza en nuestro sistema, en nuestra propia capacidad  para sistematizar y analizar... pero en mi opinión, su mayor valedor es el dolor. El dolor que hemos sufrido anteriormente por pérdidas y que nos han provocado un daño emocional y económico grave. El dolor que nos ha dejado una cicatriz profunda, que nos ha impuesto una cobardía inmerecida, que nos ha hecho buscar constantemente la aprobación de los demás. Que nos impide operar a no ser en base a recomendaciones o análisis de terceros, por una pérdida total de confianza en nosotros mismos.

Pues bien, el miedo a perder de nuevo, a no conseguir nuestros objetivos, a vernos incapaces de lidiar con los mercados, es algo que se puede y se debe combatir. Primero, asumiendo, como ya he dicho tantas veces en el blog, que las pérdidas son algo intrínseco al trading, van a estar ahí siempre. De como las manejemos, con o sin control, va a depender en gran manera nuestra supervivencia en los mercados. Si no asumimos las pérdidas, las operativas desfavorables nos van a provocar, aparte del obvio daño económico, una herida emocional que nos puede conducir a las peores emociones que pueden acechar a un trader, la venganza, la ira, la cobardía...

En segundo lugar, sed fieles y disciplinados con vuestro sistema de trading. Si lo habéis testado decentemente durante un tiempo, se adapta a vosotros y a vuestras particularidades, y os marca una señal de entrada, no dudéis. A no ser que la prudencia, debido a la proximidad de noticias relevantes, vencimientos de derivados, o vuestro propia salud, os aconseje no operar, no debéis vacilar. No puede ser que os escondáis en los gráficos, o en las recomendaciones de terceros, el trading sois vosotros y el mercado, nadie más. Si veis una oportunidad con alta probabilidad, olvidaros de las pérdidas pasadas, adelante.


Y en tercer lugar, tenéis que lidiar con la gestión de riesgo incluso antes de decidir vuestro enfoque a la hora de invertir. Como no vais a estar asustados si en una trade arriesgáis la mitad o más de vuestro capital? Cómo no os van a devorar vuestros demonios interiores si lleváis camino de fulminar vuestra cuenta con una simple e inevitable racha de pérdidas? Tenéis que llegar al punto en el que una serie negativa de operativas no os suponga mayor tensión que la de profundizar en vuestro análisis del mercado en el que operéis, en busca de un posible cambio en sus condiciones o un incremento inesperado de la volatilidad. Tenéis que alcanzar la tranquilidad que os permita ver una pérdida como un instrumento de control sobre vuestro trading, un producto defectuoso de una cadena de montaje, algo inevitable y que sirve para mejorar y optimizar el sistema. Trabajad en la gestión del riesgo, en mi opinión es igual de importante que el propio sistema de trading que escojáis.

Tened confianza en vosotros mismos.

Ya sé que es una obviedad, pero después de ver a gente abandonar a las primeras de cambio, no por falta de esfuerzo o entusiasmo, no lo es tanto. Soy consciente, porque lo he sufrido, de la ansiedad que provoca el trading cuando nos vienen mal dadas. La desesperación de no llegar a la consistencia por más que lo intentemos. Muchos abandonan por falta de confianza, por no verse con la capacidad necesaria, por hartarse de las cornadas del mercado, ese ente al que finalmente echarán las culpas de sus penurias.

Hay que enfocar el trading desde la humildad y la sencillez. Poniendo distancia entre nuestras emociones y nuestro dinero. Empezad con muy poco capital, probad estrategias en demo, id conociendo el mercado, aprended a analizar el contexto actual... Asumiendo, como he dicho anteriormente, que las pérdidas son algo inevitable, y realizando vuestro trabajo de estudio, comprensión, análisis y autoconocimiento, los resultados llegarán. Dejad atrás los sueños de ganancias imposibles, las fantasías que os van a tratar de vender.


Confiad en vuestra capacidad, pero acompañadla de trabajo duro. El trading no es nada fácil, no hay atajos, pero vuestra determinación y humildad os puede llevar a donde queráis. Filtrad las opiniones de los demás, aislaros del ruido, confiad en vuestro criterio y habilidad, si sois capaces de esforzaros y aprender cada día, vais a destacar muy pronto de la masa de gente que empieza y acaba pronto en el trading. Con el tiempo desarrollareis un conocimiento, un sentido especial para entender el mercado, que os dará el plus necesario para alcanzar la consistencia. Confiad en la fuerza del trabajo, de la disciplina, del esfuerzo y la humildad.

A menudo la última llave es la que abre la puerta.

En el trading no podéis confiar en la suerte, en las súplicas, en las oraciones prometiendo que la próxima vez va a ser diferente. Esto lleva a la desesperación, y en última instancia, al abandono. Si alguien me preguntara cual es el mejor consejo que puedo dar a alguien que empieza a operar en los mercados financieros sería este:

"Intenta sobrevivir al proceso de aprendizaje que te espera, que no te veas obligado a abandonar a mitad de camino porque te has descapitalizado."

Es una auténtica lástima ver la cantidad de dinero que los novatos, yo también lo fui en su momento por supuesto, pierden en sus inicios. Mal aconsejados, presas del marketing de cierta parte de la industria del trading, sin ninguna preparación, con expectativas irreales... es altamente probable que dilapiden varias cuentas de trading antes de llegar a la tan ansiada consistencia. La falta de práctica en demo, la nula gestión emocional, la falta de una decente gestión de riesgo.... toda va sumando y acercando el fantasma del abandono por desesperación o frustración.

Si llegáis a un punto en el que pensáis abandonar, hacedlo, pero temporalmente y con la finalidad de replantearos vuestro acercamiento a los mercados. Tomaros unos días para desintoxicaros mentalmente, para descansar. Luego buscad información, nuevos enfoques, no se os ocurra volved a operar. Las pausas son necesarias en el trading, bien sea por falta de señales o simplemente por nuestras circunstancias personales. Hay mucha información que os puede ayudar, nuevos enfoques a sopesar, intentad resetear y pensad que las malas experiencias anteriores han sido un error del que podéis aprender, una manera de llegar a donde realmente queréis.

No desesperéis, puede que estéis muy cerca de vuestros objetivos, asumiendo que estos sean realistas. Introducir una mejora en vuestra gestión de riesgo, un nuevo enfoque para analizar el contexto del mercado, una persona que os haga entender el trading de otra manera, un indicador que funcione de manera óptima en vuestro sistema... algún detalle que os falte puede ser el empujón necesario para arrancar de verdad, para iniciar una nueva etapa en vuestro aprendizaje. No abandonéis, esforzaros por mejorar y aprender, con disciplina y trabajo la consistencia tarde o temprano llegará.

2 comentarios:

  1. Gran entrada Manuel

    Muy fan de tu frase entrecomillada, de verdad que cuando empezamos es para atarnos las manos porque es un error tras otro y lo más triste es que se podrían evitar. Si tan solo empezáramos con una cuenta demo a operar, cuanto dinero podríamos haber evitado dilapidar.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mario

      Como acertadamente comentas, es muy difícil empezar en el trading con buen pie. La mayoría de las ocasiones nos aproximamos a los mercados inicialmente con muy poca preparación y escasamente asesorados, siendo normalmente un negocio redondo para los brokers.

      Completamente de acuerdo en lo de las cuentas demo, no concibo el probar estrategias, realizar pruebas o simplemente investigar la plataforma de trading en una cuenta con dinero real, es en mi opinión una temeridad.

      Saludos

      Eliminar