miércoles, 30 de noviembre de 2016

El value investing

Como bien sabréis los habituales del blog, siempre os he aconsejado estar abiertos a nuevos enfoques y estrategias a la hora de invertir. En mi último artículo para Rankia.com, el Síndrome del Análisis Técnico, hago hincapié en la excesiva focalización que algunos traders realizan sobre este tipo de análisis, obviando un enfoque más global de los mercados. Por ello quiero aprovechar esta nueva entrada para exponer brevemente una filosofía de inversión, el value investing, que prescinde totalmente del análisis técnico, y que como comprobaréis a continuación, ha sido históricamente una de las más exitosas.



Concepto 

El value investing o inversión en valor es una metodología de inversión consistente en comprar valores (usualmente acciones), con un valor intrínseco superior al precio del mercado, partiendo de la premisa de que en el largo plazo el primero subirá hasta coincidir con el segundo. Esta diferencia se denomina margen de seguridad y se suele exigir que su valor sea por lo menos del 15 o 20%.

Para calcular el valor intrínseco de una acción se utiliza el análisis fundamental, por lo que se buscarán activos que coticen por debajo del valor contable, con una buena política de retribución al accionista vía dividendos, y con unos buenos ratios de PER y P/VC (relación entre el precio o valor y los beneficios y relación entre el valor de la compañía en el mercado y su valor contable respectivamente). Según Benjamin Graham valor intrínseco es aquel que un comprador informado ofrecería por el 100% de una compañía en una negociación de igual a igual. Añadir que en la actualidad para determinar el valor intrínseco de un valor es muy habitual recurrir al modelo de flujos de fondos descontados, que básicamente es la suma del flujo de fondos futuros, descontados a una tasa que refleja el coste de capital aportado

En definitiva, se trata de analizar los estados financieros de una compañía y encontrar una infravalorización. Dado que el value investig promulga que los mercados son ineficientes y que estas in eficiencias a largo plazo tienen a corregirse, la jugada es clara. Se trata del famoso "comprar barato" pero con la gran diferencia de hacerlo con un método, y una lógica detrás.  Os dejo a continuación el enlace del blog a la entrada sobre el análisis fundamental:



Historia

Los orígenes de la inversión en valor se remontan a principios del siglo pasado. Benjamin Graham y David Dodd comenzaron a desarrollar los fundamentos del value investing en la Columbia Business School en 1928 y posteriormente los plasmaron en la edición de 1934 de su libro "Security Analysis". El primero de ellos desarrolló el concepto de margen de seguridad en su libro "The intelligent investor" en 1949, y aun hoy en día sigue siendo considerado fundamental para el inversor que siga esta metodología.

Sin duda uno de los mas conocidos gurús del value investing es el multimillonario norteamericano Warren Buffett, uno de los hombres más ricos del mundo y, en mi opinión, uno de los mejores inversores de todos los tiempos. La historia de este hombre daría para una entrada completa, por ello solo quiero que valoréis el hecho de que detrás del value investing hay un rodaje y una trayectoria de éxito sin igual. De todos es conocida la aversión de Warren a principios de este siglo por los valores tecnológicos, y que le valió para evitarse el estallido de la famosa burbuja punto.com. 
.
Benjamin Graham en su época otorgó mucha importancia al margen de seguridad, es algo lógico debido a los problemas financieros posteriores a la gran Depresión. Sin embargo en la actualidad los seguidores del value investing buscan las ventajas competitivas duraderas, empresas de "calidad", que se mantengan en el tiempo. Me viene a la memoria la reciente compra por parte de Warren Buffett de acciones Apple, que confirmó la teoría de que esta empresa hace tiempo que de dejó de ser "tecnológica", con los prejuicios que le conllevaba anteriormente, para convertirse en parte de la cartera de este inversor. Otros gurús del value investing son  Charlie Munger, Walter Schloss o Seth Klarman que, a lo largo de los años, han batido sistemáticamente al indice SP500, validando por tanto esta metodología.


Fundamentos

Como iréis intuyendo, la aparente simplicidad inicial del value investing va dejando paso a una estrategia de inversión que requiere de amplios conocimientos, como no podía ser de otra manera. Pero podemos establecer someramente unos principios básicos como aproximación:

-El análisis fundamental es la herramienta para seleccionar los valores que integrarán nuestra cartera. Se evita el análisis técnico, dado que el inversor de valor tiene la firme convicción de que lo que mueve realmente las cotizaciones son las ineficiencias que originan desajustes entre el precio de mercado y el valor intrínseco.
-El análisis macroeconómico tiene poca relevancia, no se obvia totalmente cono el análisis técnico, pero se tiene poco en cuenta. 

-El negocio de la empresa ha de ser comprensible, nada de starups compuestas de aire e ideas neófitas a partes iguales. 

-El inversor en value investing es un inversor a largo plazo. Hay un dicho que dice que si quieres seguir este método de inversión debes estar dispuesto a conservar una acción mínimo 10 años. En el value investing no hay nada de intradía, ni gráficos ni indicadores técnicos, ni derivados financieros (salvo para cobertura) ni nada.

-Se han de buscar empresas con una situación financiera cómoda, flujos de caja sólidos y un equipo directivo de primer nivel. 

-Se ha de estudiar también la dinámica del sector en el que opera el valor objeto de nuestro estudio, de nada vale encontrar un margen de seguridad amplio si las perspectivas globales no son nada halagüeñas. 


Conclusión

El value investing requiere mucho tiempo y conocimientos para llevarlo a cabo, pero sin duda es una estrategia de inversión que, a lo largo del tiempo, ha demostrado su eficacia. Evidentemente, no podemos pretender emular a los grandes inversores, no tenemos ni los mismos medios, ni la misma información... pero antes que invertir "porque está barato" sin criterio, algo desgraciadamente tan frecuente si no se dispone de formación, desde luego la inversión en valor debería ser tenida en cuenta. 

Un recurso muy válido es invertir en fondos de inversión value, que harán el trabajo por nosotros a cambio de las comisiones correspondientes, y que a mi modesto entender, son la opción ideal para el inversor retail interesado en altas rentabilidades asumiendo riesgos obviamente. Es sonrojante ver como una y otra vez gente sin formación invierte en valores sin tener el más mínimo conocimiento o experiencia, ni análisis técnico, ni fundamental ni nada... los mercados son muy complejos, y en mi humilde opinión, tener una estrategia definida es requisito imprescindible para no naufragar a las primeras de cambio.

2 comentarios:

  1. Gran artículo Manuel,

    Me leí también el que escribiste para Rankia sobre el SAT y genial también. Con lo complicados que son los mercados, con la complejidad inabarcable a la que nos enfrentamos, pretender reducir nuestro sistema a un par de indicadores es en mi opinión un suicidio.

    Cada vez estoy más convencido de que el trading intradía en plazos muy cortos es una tomadura de pelo, es enredar y puro azar. Por cada setup o señal que funcione hay otras dos que no lo hacen, no es posible sistematizar ni confiar tu dinero a un casino.

    Muchas gracias por tus consejos, desde hace tiempo te sigo en redes sociales y siguiendo tus recomendaciones cada vez opera a más largo plazo y combinando diferentes tipos de análisis y enfoques dentro de mis posibilidades, de momento he dejado de perder dinero como antes.


    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias David,

    Estoy bastante de acuerdo con lo que comentas. Los mercados son insondables, inabarcables, inmensamente complejos, a mi me fascina el hecho de que cuanto más sabe uno, más queda por aprender.

    Los conceptos se van relacionando unos con otros, nuevas materias se agregan a lo ya sabido, nuestra curiosidad no se sacia nunca... es algo en mi opinión que supone un reto intelectual sin paragón, por lo menos en mi caso.

    En cuanto a lo del day trading, yo personalmente lo probé y sencillamente no es para mí, no me adapto ni me siento cómodo. Y como ya he comentado anteriormente, lo ideal es ser mal cliente de nuestro broker, por aquello de operar poco y ganar mucho...

    Saludos¡¡¡

    ResponderEliminar