miércoles, 12 de abril de 2017

El buscaruinas

Antes de estos merecidos días de asueto, creo conveniente dedicar una entrada a un personaje con el que, posiblemente, os hayáis cruzado ya a lo largo de vuestra vida. Si no ha sido así, mi intención es poneros sobre aviso e intentar preveniros acerca de su modus operandi y de las penalidades que os puede acarrear. Dicho personaje es el buscaruinas, al que no debemos confundir con el vendehumos, figura ya tratada hace poco en el blog. Los dos son peligrosos para vuestro capital y vuestro bienestar mental, si bien el objeto de esta entrada puede heriros con mayor gravedad al inmiscuirse en vuestra esfera personal. Atentos.