miércoles, 12 de abril de 2017

El buscaruinas

Antes de estos merecidos días de asueto, creo conveniente dedicar una entrada a un personaje con el que, posiblemente, os hayáis cruzado ya a lo largo de vuestra vida. Si no ha sido así, mi intención es poneros sobre aviso e intentar preveniros acerca de su modus operandi y de las penalidades que os puede acarrear. Dicho personaje es el buscaruinas, al que no debemos confundir con el vendehumos, figura ya tratada hace poco en el blog. Los dos son peligrosos para vuestro capital y vuestro bienestar mental, si bien el objeto de esta entrada puede heriros con mayor gravedad al inmiscuirse en vuestra esfera personal. Atentos.


Qué es un buscaruinas?

Podríamos definir someramente al buscaruinas como aquel personaje que, sin ser buscado, aparece en nuestra vida vía familiar, por algún amigo, conocido o simplemente vía redes sociales. Para ganarse nuestra atención, comienza rápidamente a vender su imagen de conseguidor deluxe, espabilado hombre de negocios, emprendedor visionario, profesional de todo o dueño de una agenda que vale su peso en oro. La buena noticia es que se le puede calar pronto, suele encajar casi siempre en alguno de estos estereotipos. La mala es que, como un maestro de la manipulación, suele atacar por el flanco más débil, el de la empatía emocional.

Qué pretende el buscaruinas?

A diferencia del vendehumos, un profesional que tiene una muy marcada vereda por la que seguir a la hora de sacaros todo el dinero que pueda, el buscaruinas se mueve entre dos mundos. El primero es el real, en el que sin buscarlo, nos encontramos un personaje que aparenta ser lo que no es, que pretende engatusarnos con su aura, con su magia. El segundo es su mundo imaginario, donde, ayudado por la impunidad de las redes sociales, intenta labrarse una imagen de persona diferente, especial, en contacto directo con el Olimpo del lujo y la distinción. 

El buscaruinas os propondrá negocios geniales, ideas maravillosas e inéditas, u operaciones financieras o inmobiliarias sumamente lucrativas. Cuando os tenga embelesados, hayáis perdido tiempo y esfuerzo irrecuperables sopesando lo que os propone, indefectiblemente os pedirá dinero. 

"Bueno, para los negocios o proyectos hace falta dinero, es normal no?" dirá alguno.

Es normal, si, pero siempre que sea a partes iguales, o se asuma el 100% del control o se venga avalado por una trayectoria vital y profesional que merezca nuestra confianza. El buscaruinas solo paga algún café que otro, la ropa de marca de gigoló latino y el combustible para ir a la cafetería. Sospechoso.


Cómo detectar a un buscaruinas

Es muy fácil, solamente aplicaros con sentido común encasillando sus actos en los siguientes supuestos:
-El buscaruinas es un charlatán compulsivo, su verborrea le hace ideal como compañero de bares y juergas. Es chistoso, salao, ocurrente y sabe ganarse a la gente, sobre todo después de las comidas y cenas. 
-Para cimentar su status, pide presupuestos, presume de viajes, o bombardea las redes sociales con fotografías falsas de artículos, lugares, vivencias o posesiones que no están a su alcance. 
-Su mensaje favorito es "entro a reunión". Sustituir reunión por bar, cuarto de baño o supermercado.
-Dice conocer a personas famosas, millonarias o influyentes a decenas. De hecho, "entra a reuniones" con ellas o "me están llamando", son sus frases favoritas antes de desaparecer un par de días. Hay que reconocer su desbordante imaginación para concebir realidades alternativas, puede que esté bordeando el desorden mental sin saberlo. 
-Jamás concreta nada. Si se dedica a importar coches de Alemania y le pides un presupuesto para un amigo que está interesado en cambiar de vehículo, nunca más volverás a saber del tema. Te hará quedar mal con tus conocidos y amigos si ofreces cualquier tipo de sus exclusivos servicios. 
-El buscaruinas es muy zalamero, usará expresiones como "guapo", "eres un crack", "si es que te tengo que querer", para engatusarnos. Incluso llega a decir que la gente "se enamora de él".
-Cuando pase el tiempo y hayamos elaborado con toda nuestra buena fe un proyecto previo, llegando la hora de pasar a la acción (aportar capital, tener reuniones, completar documentación, realizar algún trabajo preparatorio... ), y concretar las cosas, el buscaruinas probablemente desaparecerá de vuestra vida, os bloqueará en redes sociales y/o cambiará de teléfono.


Qué hacer si nos topamos con un buscaruinas?

La respuesta es evidente, salir corriendo mientras podamos. En la mayoría de las ocasiones son personas que manejan dinero negro, no pagan sus impuestos, y a pesar de la imagen de pseudomillonarios estilosos que proyectan, se rodean de personas de mala calaña. Mucho cuidado, se trata de un profesional del engaño y de las falsas apariencias, ni se os ocurra entablar cualquier tipo de relación con él más allá de tomaros unas copas y reiros de lo fantasma que es. 

Con todo lo anterior estaréis capacitados para verlos venir, fijaros sobre todo en su coche. Siempre que le veáis aparecerá con su "segundo coche" o el de su "pareja", el "bueno" es que le gasta mucho y no lo coge a menudo. Atentos también a las redes sociales, subirá multitud de fotos, que no son propias, de cuello para abajo con la última moda en caballero y complementos. sobre todo de relojes y conjuntos de americana-vaqueros. 

Desgraciadamente hay muchos casos de gente que se ha dejado llevar por estos personajes y ha perdido dinero, tiempo y esfuerzo en algo en lo que de buena fé creía. Si os dedicáis al trading o las inversiones en general, es posible que un buscaruinas os ofrezca comisiones a cambio de señales para operar. Os adulará alabando vuestros gráficos y conocimientos, para que os lo creáis. Obviamente no tiene formación financiera, pero os venderá la moto de que ha ganado mucho dinero y que opera con posiciones grandes, para intentar dejaros anodadados. Ni que decir tiene que no veréis un duro, o quizás uno solo, para a continuación proponeros un negocio u operativa irrechazable. 


En resumidas cuentas, en cuanto tengáis la más mínima sospecha de que se os está arrimando uno de estos personajes, huid mientras podáis. No os vais a perder negocios lucrativos, ni proyectos rompedores, ni comunicación directa con el mundo del lujo y los megacontactos. Y encima os quedará la sensación agria de haber confiado en una persona, abrirle las puertas de vuestro círculo y de vuestra casa, y que al final resulte que intentaba reírse de vosotros y engañaros. Lo dicho, muy atentos ok?

2 comentarios:

  1. Buenísima entrada Manuel, de verdad que me parece una testimonio superútil que sin duda puede ayudar a mucha gente.

    Me encanta el enfoque que le estás dando al blog, intentando abarcar no solo en trading, sino aspectos relacionados con las inversiones en general, y sobre todo experiencias y consejos genéricos pero no por ello vacios

    Por supuesto yo me he encontrado algún buscaruinas que otro a lo largo de mi vida, tengo mucha tirria a estos personajes, por llamarlos de alguna manera.

    Un saludo crack

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias compañero

      Por diversas circunstancias, hace tiempo que tenía ganas de hacer una entrada sobre lo que la sabiduría popular denomina acertadamente "fantasmas". Lo peligroso de estos personajes es lo que apunto, que juegan con la empatía emocional para sonsacarnos siempre algo, de ahí su peligrosidad.

      En cuanto al enfoque global del blog, es que realmente no hay tanta materia, al menos que yo conozca, para estar casi tres años hablando de trading. Con contenido de calidad, que morralla por supuesto se podría colocar, pero va a ser que no.

      Además creo que este enfoque puede llegar a más gente, y a fin de cuentas o que trato simplemente es de ayudar en la medida de lo posible.

      Abrazo y gracias por aportar

      Eliminar