miércoles, 11 de julio de 2018

El esquema Ponzi

Por desgracia, a lo largo de la historia ha habido multitud de estafas relacionadas con supuestas "inversiones". Pese al esfuerzo regulatorio y de muchas entidades formativas y del sector financiero, la avaricia, la ignorancia y las prisas siguen siendo el caldo de cultivo ideal para que desalmados continúen tramando estratagemas con el único fin de engañar y robar a incautos. En esta nueva entrada del blog vamos a desvelar una de las estafas más recurrentes, el esquema Ponzi, y advertiremos sobre las nuevas variantes que están surgiendo al amparo de la moda de las criptomonedas.


Concepto

El esquema Ponzi es un supuesto sistema de inversión en el cual los intereses de los primeros "inversores" es generado por las aportaciones de los siguientes, siendo considerado unánimemente un fraude. También denominado estafa piramidal, el esquema Ponzi atrae la atención de incautos sin formación prometiendo altas rentabilidades en un breve periodo de tiempo. Obviamente, no se invierte en ningún tipo de instrumento financiero, no existe una inversión real, un activo subyacente, tan solo se nutre de aportaciones que son fomentadas mediante un sistema de comisiones por atraer nuevas aportaciones. El círculo perfecto.

Como os podéis imaginar, en el momento en que deja de entrar capital o los partícipes solicitan retirar sus aportaciones, el sistema colapsa, y normalmente el equipo de estafadores que lo dirigen huyen con el dinero robado a buen recaudo. Es sonrojante, la estafa es tan sencilla que parece mentira que pueda atraer incautos una y otra vez verdad?

El esquema Ponzi obtuvo notoriedad en la década de 1920 del siglo pasado "gracias" a Carlo Ponzi, un emigrante italiano que llegó a USA sobre esas fechas. Carlo no creo el esquema propiamente dicho, sino que fue el primero que alcanzo gran notoriedad dadas las dimensiones de la estafa que urdió .

Ponzi prometía rentabilidades del 100% en 3 meses invirtiendo en un sistema de cupones, lo que atrajo a multitud de personas para realizar aportaciones que al principio fueron devueltas con creces, pero que, en cuanto la prensa empezó a cuestionar el entramado, dejaron de llegar. Concretamente a  mediados de julio de 1920 el periódico Boston Post cuestionó las prácticas de Ponzi, lo que dio inicio al colapso del negocio.


Características

A la hora de detectar un esquema Ponzi o estafa piramidal, el sentido común nos debería bastar, pero por si acaso nos podemos alertar si detectamos los siguientes síntomas:
-Promesas de rentabilidad excepcional: como siempre la avaricia rompe el saco o ciega al incauto. La libertad financiera, el lujo, el emprendimiento visionario... todo pamplinas. Aprovecho para recordar que todo producto financiero que no esté regulado no está cubierto por ningún fondo de garantía, algunos  estafados reclaman que, cuando un tinglado piramidal explota, entre todos se les devuelvan sus depósitos... 😲😲😲😲
-Target con escasa  formación financiera: las redes sociales son el estanque ideal donde pescar para los estafadores, algunos anuncios promocionando este tipo de estafas son tristemente tan ridículos que te preguntas cómo es posible que alguien pique. Pensadlo bien, una persona sin formación que no se deja asesorar por un profesional carece de criterio para invertir su capital, es la presa ideal para este tipo de engaños. Y a más ignorancia, mas facilidad para el estafador.
-Programas de referidos con altas comisiones por captación de nuevas aportaciones: un gancho habitual suele ser el prometer, aparte de rentabilidades excepcionales, unas comisiones por traer al sistema nuevos incautos, el marketing multinivel de toda la vida vamos. Se camufla como una oportunidad de ser emprendedor en un negocio irrechazable, aparte de ser millonario por tu propia aportación, vas a obtener un trabajo, como se puede rechazar esto?
-Falta de regulación: lo he comentado anteriormente, todo activo financiero que no esté regulado carece de cualquier tipo de cobertura o garantía de depósitos. El sector financiero en general tiene una mala fama, en ocasiones merecida, de cara al inversor particular. Pero cierto es que hay una infraestructura, un equipo humano y una regulación detrás que le convierten en la única opción para invertir con un mínimo grado de seguridad. Si toda inversión conlleva un riesgo, aquella no amparada por una regulación lo multiplica. Por supuesto, la ausencia de regulación implica muchas dificultades a la hora de reclamar el dinero estafado a los artífices de la "inversión".

La criptoestafa

Quien no recuerda los casos de Forum Filatélico, Afinsa, ACN, Telexfree, pagarés de Nueva Rumasa… miles de personas han perdido gran parte de su capital en estas estafas que, con un asesoramiento financiero básico, podrían haber advertido a tiempo.

Como los estafadores se tienen que adaptar a los nuevos tiempos, ahora mismo están surgiendo estafas amparadas en la moda de las criptomonedas. No quiero decir que toda moneda virtual sea una estafa piramidal, aun no se puede saber y quizás nunca se sepa dada la volatilidad que enmascara un activo sin valor intrínseco. Sabéis que yo personalmente no considero las criptomonedas como inversión, creo que son pura y dura especulación sin regulación legal que enmascara delitos como el blanqueo de capitales, narcotráfico, evasión fiscal... no puedo defenderlas ni recomendarlas de momento. Y no confundamos las criptomonedas con la tecnología que hay detrás, sepamos diferenciar las cosas.


Las ICO u ofertas iniciales para nuevas criptomonedas, en algunos casos son una nueva variante de estafa piramidal ante la que debemos estar atentos. A los aspectos citados anteriormente, deberíamos añadir los siguientes como objeto de nuestra atención:
-Venta de paquetes formativos: desde 100 € hasta 30.000 € o mas, el truco consiste en cobrar a cambio de una formación (a esos precios debería dar un grado universitario privado o un master executive) y unos derechos de suscripción con nombres de personajes de videojuego. El propio captador te dice que ha adquirido uno de estos paquetes para generar confianza 😆😆😆
-Supuesta usabilidad de la moneda: inexplicablemente, la moneda no está en el "mercado" y ya se puede usar. Curiosamente, en paraísos fiscales es posible adquirir camiones y casas pero en el resto del mundo...
-Centralización: la criptomoneda pertenece a una única empresa, no hay blockchain ni minería ni nada.
-Supuesta comunidad de comerciantes que la aceptan: sin regulación, sin estar en el mercado, sin cotización auditada... pero miles de comercios de no se sabe donde aceptan algo que no existe todavia.
-Cotización que subirá hasta el infinito y mas allá: el día en que salga al mercado (si sale) la criptomoneda subirá indefinidamente, el que no se suba al carro pierde la oportunidad de su vida.
-Publicidad de marketing multinivel: al igual que una secta, los captadores se jerarquizan en niveles según sus ingresos, los nombres pueden oscilar entre personajes de manga y superheroes mutantes. 
-Cúpula directiva con antecedentes o en busca y captura: al final resulta que el mundo es un pañuelo, si nos tomamos la molestia de investigar un poco, comprobamos que muchas de las personas detrás de estas estafas tienen un recorrido anterior en todo tipo de delitos. 
-Emprendimiento como camuflaje: en redes sociales los captadores simulan ser emprendedores de la libertad digital y la formación financiera. Emprende conmigo, no dejes pasar la oportunidad, se libre y millonario... 
-La beneficencia como reclamo: la organización detrás de esta estafa se convierte en defensor de los pobres del mundo dotándoles de un instrumento revolucionario para auparles al primer mundo. Como no vamos a invertir si además hay una causa tan justa?

Como veréis, quien se deja engañar por estas estafas de verdad que a veces parece que lo busca. Si tan solo se tuviera un poco de sentido común y un mínimo de interés en informarse con anterioridad, a muchos de los estafadores se les hubiera acabado el negocio hace tiempo. Desgraciadamente me temo que no ha llegado ese momento...




2 comentarios:

  1. Gracias por los consejos, sobre todo por el tema de las criptomonedas. Coincido contigo plenamente, yo creo que en toda la historia de los mercados financieros no ha habido un "activo" tan etereo y especulativo.

    Un saludo y felices vacaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de que, como compartimos la misma visión sobre las criptomonedas, te será fácil adivinar que las cosas tendrían que cambiar mucho para que nuestra opinión variara.

      El dilema al que se enfrentan las criptomonedas es la falta de regulación, pero si se regulan entonces perderían su razón de ser?

      Son muchos interrogantes todavía, lo único claro es que, como siempre, la banca gana, y de momento ya se ha quedado con lo aprovechable (blockchain y demás)

      Un saludo y gracias por comentar

      Eliminar