domingo, 30 de septiembre de 2018

Psicología del trading V

A lo largo de la trayectoria del blog siempre he insistido en la complejidad del trading, en la necesaria comprensión de sus diversas facetas para poder considerar como un todo la inversión en los mercados financieros. Creo que un error muy común es obviar elementos importantes a la hora de operar, centrando todo nuestro esfuerzo en dominar, por ejemplo, el sistema de entradas y salidas, descuidando el resto. Una de estas facetas que a menudo es pasada por alto por muchos inversores es la psicología del trading o psicotrading, por ello reanudo la serie dedicada y me centro en un problema bastante común, el FOMO.


Qué es el FOMO

FOMO es un acrónimo de Fear Of Missing Out, en nuestro idioma miedo a quedarse fuera. Es el miedo a perderse una operativa, a quedarse quieto mientras la supuesta oportunidad de nuestras vidas pasa delante nuestra y se nos escapa. A quien no le ha ocurrido que, después de cerrar una operación con beneficios, el ansia nos puede y nos hace volver a entrar en el mercado saltándonos las reglas de nuestra sistema. Como bien sabréis, en la mayoría de las ocasiones lo que hacemos es entrar en una operativa perdedora que se va a comer los beneficios anteriores. 

La falta de reglas y de disciplina, el no tener una perspectiva a largo plazo en nuestro método de inversión, las prisas por conseguir dinero fácil, la inseguridad respecto a nuestro sistema y en nosotros mismos... realmente hay un arsenal de causas que pueden provocarnos el FOMO, por lo tanto debemos estar alerta y preparados.


Cómo nos perjudica el FOMO?

Os habréis dado cuenta que estamos ante un problema operativo serio. Podemos tener el mejor sistema de análisis del mundo, una gestión de riesgo estricta, una cuenta bien capitalizada... si constantemente nos dejamos atrapar por el FOMO, no vamos a obtener consistencia en nuestros resultados. Los perjuicios mas comunes que provoca son:
-Entramos demasiado pronto en el mercado sin esperar la confirmación de nuestro sistema: es algo habitual, miramos los gráficos y esa vela tan golosa nos llama, nos hace pensar que se va a estirar hasta el infinito... Luego nos quejamos de las barridas de stops, la manipulación, los brokers y demás. A no ser que haya un evento macro o fundamental muy determinante  detrás, hay que esperar a que nuestro sistema nos marque entrada, lo contrario es dejarnos llevar por impulsos que son todo menos racionales.
-Salimos demasiado pronto del mercado sin esperar la confirmación de nuestro sistema: Empezamos a ver que el precio se acerca peligrosamente a nuestro stoploss, y, claro, antes de que esto ocurra salimos de la operativa para "preservar" lo ganado. Nada mas hacer esto, el precio rebota y sigue su dirección inicial, dejándonos con la cara que imagináis. Imaginaros lo que viene a continuación...
-Tras una racha ganadora, nos envalentonamos: pensamos que hay que aprovechar "el momento" e incrementamos nuestro tamaño de posición mas allá de lo que la lógica y la gestión de riesgo recomiendan. Lo queremos todo ya, porqué tenemos que enriquecernos lentamente? Pensad que así nos cargamos la ventaja que pueda tener nuestro sistema, por muy bueno que este sea, las pérdidas van a venir. Y las pérdidas con mayor tamaño de posición van a afectarnos psicológica y monetariamente de manera proporcional, son devastadoras para nuestra confianza y echarán al traste nuestros esfuerzos anteriores.


Y cuál es el remedio para el FOMO?

La paciencia. Ni más ni menos. En las entradas del apartado Psicotrading, en la cabecera del blog, he venido desgranando durante estos años los principales errores y vicios a los que nos enfrentamos diariamente en los mercados financieros. Creo que el mas extensamente tratado, y sin duda, uno de los mas importantes, es la falta de paciencia. 

Siempre se discute la idoneidad de los sistemas automáticos, y siempre se esgrime por sus detractores el argumento de que solo el ser humano es capaz de apreciar si un mercado está cambiando, de incorporar los eventos macro o fundamentales a una estrategia, de saber incorporar la volatilidad extrema a un sistema. Los partidarios de los sistemas automáticos, por su parte,  esgrimen que estos son inmunes a la causa principal de los errores operativos, las emociones humanas (avaricia, venganza, miedo o impaciencia), siempre prestas a torpedear nuestra cuenta. 

En mi opinión, lo más aprovechable del concepto de sistema automático, lo que deberíamos incorporar y trabajar en nuestro ecosistema mental, es la paciencia. Uno de estos sistemas jamás va a incurrir en los errores descritos anteriormente, por su propia naturaleza (programación) solo va a lanzar órdenes al mercado cuando se den las condiciones previamente establecidas, ni antes ni después. 

La paciencia nos evitará entradas en momentos de alta volatilidad, a mitad de velas sugerentes y voluptuosas que atraen a muchos traders hacia la perdición, igual que las sirenas atraían a los marineros... en serio, la paciencia es hermana de la disciplina, y ésta es la que nos permitirá ser fieles a nuestro sistema de trading, a no desperdiciar esa ventaja operativa que tanto tiempo nos ha logrado obtener.

Sed conscientes de que estar fuera del mercado es una posición mas. Estarse quieto es, en muchas ocasiones, lo mejor que se puede hacer. No hay que operar por aburrimiento, ni buscar emociones donde no tiene que haberlas. El trading no es un casino, si no tenemos esto muy claro acabaremos convirtiéndonos en unos ludópatas, para regocijo de cierta parte de la industria del trading. 

Os recomiendo, como ya sabréis, llevar un diario de trading que os permitirá apreciar los beneficios de la paciencia a la hora de esperar el cumplimiento de las condiciones para lanzar una orden al mercado. Podréis ver como la mayoría de las operativas exitosas han fluido desde el principio, se ha entrado cuando se han cumplido estrictamente unos presupuestos prestablecidos. Y se han cerrado cuando se ha tocado un stoploss o un take profit colocado con criterio, no antes. 

Os dejo a continuación dos artículos que pienso os pueden ayudar. El primero es uno que escribí para la web de mi amigo Gonzalo Germán, https://www.diezmilhorasdetrading.es/, y que versa sobre la paciencia en el trading:

-https://www.diezmilhorasdetrading.es/la-paciencia-en-el-trading/

El segundo artículo es de mi amigo Rolf de https://www.tradeciety.com/, y se centra directamente en el FOMO:

-https://www.tradeciety.com/fomo-trading-tips/

Si te interesan los mercados financieros, la inversión y el trading, puedes contactar conmigo, suscribirte al blog para recibir mis entradas y seguirme en twitterfacebok y google+.

2 comentarios:

  1. Genial entrada Manuel y muy ilustrativa la imagen del "Happy Trading"...
    El maldito miedo, es verdad: miedo a "perderse algo", miedo a "dejar de ganar" a "no aprovechar la ocasión"...Cuando entren dudas, se podría resumir muy fácilmente en esta simple y certera pregunta, ¿Qué prefieres, estar dentro del mercado, en una operación en concreto por ejemplo, deseando estar fuera, o estar dentro del mercado...deseando estar fuera de la misma?
    El que haya pasado por esa situación, ya sabrá a lo que nos referimos.
    Enhorabuena por tu blog y tus artículos, llenos de sensatez y cordura!
    Saludos
    Gonzalo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gonzalo

      Llamemosle miedo, ansiedad o como queramos, como bien apuntas si deseamos estar fuera de una operativa...

      Sin duda uno de los aspectos más difíciles del trading es controlar nuestras emociones, con esa idea vengo desde hace tiempo procurando primero identificar el problema, y luego, sugerir soluciones

      Saludos y gracias por comentar.

      Eliminar