miércoles, 31 de octubre de 2018

Los cortos también existen

Basta con estar un poco activo en redes sociales o seguir mínimamente los medios de "comunicación" estos días, para, en términos bursátiles, tener la sensación de precipitarnos sin remedio al Apocalipsis financiero global. Sabéis que el objetivo del blog no es realizar predicciones ni recomendaciones para operar en los mercados, he repetido hasta la sociedad que nadie puede predecir con certeza meridiana el futuro, que hay que limitarse a interpretar lo que está pasando y reaccionar. Por eso, en esta entrada me gustaría centrarme en una manera de reaccionar (operar), que, sorprendentemente, es ignorada por muchos traders e inversores que reaccionan tan solo con litros de bilis y lágrimas ante los desplomes de este fatídico mes de octubre.


Este mes ha sido verdaderamente inusual dadas las grandes y vertiginosas caídas en los mercados financieros globales. Como bien se dice, en bolsa se sube por la escalera y se baja por el ascensor... Sin entrar en los desencadenantes o posibles escenarios futuros, estas situaciones atípicas desvelan lo mismo que cuando baja la marea, es entonces cuando realmente se ve quien se baña desnudo (sin preparación, asesoramiento, experiencia ni formación).

Si, se puede ganar dinero con las caídas

Todos somos unos cracks operando largos en mercados alcistas, en épocas de bonanza somos imbatibles, no nos hace falta leer un libro ni formarnos, ni tener asesoramiento profesional... Total, todo se reduce a meter dinero y para arriba hasta el infinito y más allá.

Pero cuando vienen episodios de alta volatilidad, caídas importantes, un clima de pánico generalizado... aparecen los fantasmas. Que si el mercado está manipulado, que si la CNMV es una mafia, que si creamos una plataforma de afectados...

Existen varias maneras de obtener beneficio, o cuando menos, cubrir vuestras posiciones, durante caídas como las de este mes que acaba. Bien sea mediante productos derivados (venta de futuros y opciones put, CFDs), mediante operativa con préstamo de acciones, o directamente que el activo lo permita (Forex), es posible operar en las dos direcciones de cualquier mercado. Es sorprendente escuchar a algunos lamentarse de las maldades de los mercados financieros mientras no son capaces ni de proteger ni su cuenta ni de abrir posiciones cortas.


Podemos tener una cartera de acciones o un fondo de inversión de renta variable referenciado a un índice, país o sector en nuestro portfolio, y cubrirlos ante posibles bajadas. Un ejemplo muy sencillo podría ser estar largos en el índice SP500, y a su vez, hacer una cobertura comprando una opción put. Estamos contratando un "seguro", que por el pago de una prima, nos va a asegurar una contraprestación a las caídas que se puedan producir en nuestra cartera. Estas operativas llevan una técnica detrás que los habituales del blog ya conoceréis. Por si acaso, dejo aquí las entradas del blog relativas a la materia:




Pero entonces tengo que revertir posición siempre?

Pues depende, y mucho de vuestro timeframe. Si sois inversores a largo plazo tenéis que tener muy claro si estáis ante de un cambio de ciclo macroeconómico (crisis de 2008), o simplemente una recogida de beneficios generalizada (ocasión para comprar en retrocesos). Si operáis en plazos inferiores, obviamente habréis entrado al mercado con una operativa que lleve asociada un planteamiento para el comportamiento del activo subyacente, ella misma os dará la entrada y la salida. O quizás (a estas alturas) no lo habéis dispuesto así?

La experiencia y el conocimiento os darán la capacidad de apreciar la conveniencia o no de revertir una posición nada más salir de ella, de saber esperar a que se genere una señal de confirmación de giro o de continuidad de la tendencia, algo posible también.

No hay nada amoral o pecaminosos en situarse bajista en un activo, las pamplinas que os podrán contar serán por parte de alguien que, sencillamente, no tendrá ni formación ni conocimientos, pero si ganas de discutir. Alejaos de personas así.


Con lo fácil que es usar stoploss...

Jamás entenderé el hecho de entrar al mercado, independientemente del timeframe previsto o del tipo de operativa, sin colocar un stoploss para protegernos de las pérdidas. No me vale el argumento de la inversión value, una empresa puede llegar a desaparecer (ejemplos hay a montones), y simplemente una pérdida del 50% necesita una recuperación del 100% para devolver nuestro capital inicial. 

El problema de fondo que aprecio en estos episodios tumultuosos es una falta de conocimiento y preparación a la hora de afrontar un escenario imprevisto. Comprar acciones por recomendaciones, opiniones o artículos es, cuando menos, imprudente. Hay que desarrollar un criterio propio, una metodología, una estrategia, un sistema. Escuchar y ser flexible, pero todo bajo nuestro prisma. 

Simplemente teniendo claro, desde antes de iniciar una operativa, el punto de salida, muchos se habrían evitado unas pérdidas latentes que al final les hacen claudicar angustiados y vender en mínimos, o bien mantener indefinidamente unas posiciones con escasos visos de recuperación. Pensad que el tiempo perdido esperando a que un activo "recupere" supone un coste de oportunidad, perdemos la opción de invertir en otros activos que mientras tanto nos podrían brindar beneficios. Este es uno de mis gráficos favoritos, muestra el porcentaje de recuperación necesario para llegar al punto inicial de una inversión. Increíblemente, por muchos ni se conoce:


Os dejó aquí también el enlace de la entrada del blog dedicada a la gestión de riesgo, esa gran desconocida:

-Tradingpulsar, el money management

Conclusión

Operar activos solamente con operativas alcistas, sobre todo acciones a contado, tiene en mi opinión un gran riesgo para el inversor minorista sin formación ni asesoramiento profesional. Usando criterios como los titulares de la prensa salmón o la recomendación del director de su oficina bancaria, es difícil no estar expuesto a situaciones desagradables que son fácilmente evitables. Ver carteras de acciones de particulares con pérdidas irrecuperables en esta vida simplemente da lástima.

Lástima por ver como el patrimonio conseguido con esfuerzo se dilapida por no saber ni dejarse aconsejar a la hora de invertirlo. Cómo le vas a pedir a un jubilado que lo único que desea es disfrutar de sus nietos que opere con derivados para cubrir posiciones o posicionarse corto en valores? Cómo es posible que lar rueda del engaño de las acciones siga girando después de tantos y tantos descalabros para los inversores minoristas? Recomiendo encarecidamente a quien tenga un patrimonio pero no tenga formación, tiempo o ganas que busque asesoramiento profesional.

El argumento de los insensatos que no usan stoploss de "es que la mano fuerte ve mis stops y va a por ellos" se cae por su propio peso. Obviamente si operamos en gráficos de 5 minutos sin stoploss tenemos todas las papeletas para acabar autoproclamándonos inversores value a largo plazo al no saber asumir una pérdida. Si somos capaces de seguir un sistema de trading que nos genere una señal de entrada, debemos tener también una alerta, un método para salir si el escenario no se cumple. O acaso alguien piensa que siempre va a a acertar y que los stoploss son para débiles? A los hechos de estos días me remito.


2 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo Manuel, creo que desde la industria del trading y de la banca tradicional se "empuja" al pequeño inversor a las acciones, en concreto las españolas, con las que hay en el mundo...

    Se habla mucho de los riesgos del apalancamiento, de los derivados, del Forex... cuando estoy más que seguro que el activo que más pérdidas ha causado a traders minoristas han sido las acciones, y de largo.

    Como bien comentas en la entrada, ver patrimonios familiares diluirse al invertirlos sin saber en carteras de acciones nacionales es para echarse a llorar. Pero bueno, cada uno es responsable de sus actos, de informarse y saber delegar cuando es necesario.

    Enhorabuena por el blog Manuel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias David,

      La incultura financiera es, sin duda, la principal causa de diluciones patrimoniales a traves de la inversión minorista. Si añadimos al coctel cierta parte de la industria del trading, el resultado es el que hemos apuntado.

      A estas alturas me parece alucinante ver "carteras de inversión" de minoristas con 3 o 4 valores y la totalidad de su capital, todo ello sin la más mínima gestión de riesgo y con comisiones abusivas.

      Yo intento desde el blog fomentar el conocimiento y la técnica en la medida de mis posibilidades, no puedo hacer más. Se debería tomar la inversión como algo muy serio, pero tristemente en muchos casos no es así.

      Saludos y gracias por comentar

      Eliminar