jueves, 11 de abril de 2019

La acción del precio VI: Volumen

Proseguimos la serie dedicada a la acción del precio con una nueva entrada que versará sobre uno de los elementos más relevantes del trading, el volumen. Todos tenemos una idea básica de lo que es el volumen, y si estamos interesados en operar con la acción del precio, sin duda es recomendable profundizar en su estudio. De hecho, muchas veces el price action únicamente se complemente con el volumen como indicador técnico.


Concepto

El volumen es la cantidad de activos (acciones, contratos, lotes...) que se negocian (se compran y se venden) en un mercado financiero durante un período de tiempo determinado. Como es lógico, si un activo presenta mucho volumen, esto significa que hay mucha actividad, mucha negociación (muchas compras y muchas ventas). Y viceversa, un activo que muestre poco volumen, indica que su negociación, y por ende, el interés de los participantes del mercado, es de poca consideración. Se suele decir que el volumen es la fuerza que produce los movimientos del precios y por lo tanto nutre las tendencias. Saber interpretarlo va a resultar sumamente importante para cualquier inversor. 

Pensad que por cada participante del mercado que compre un activo tiene que haber otro que venda, lo que viene a significar básicamente que cada uno de ellos tiene su interés particular, opuesto al del otro. El saber desvelar, o por lo menos interpretar, el interés de los grandes operadores (la mano fuerte), es la esencia del price action con volumen.


El volumen se suele representar como un histograma de barras debajo del gráfico del activo (recomiendo no usar colores distintos en su representación), y en puridad, podríamos decir que es un indicador técnico. Pero a su vez, se integra como elemento de varios indicadores, como el OBV, la Acumulación-Distribución, o el Money Flow Index.

Hace años traté el volumen individualmente fuera del contexto del price action, aquí os dejo el enlace a la entrada correspondiente para que refresquéis conceptos:

-Tradingpulsar, el volumen

Operativa

Vamos a enumerar una serie de recomendaciones para poder aplicar el volumen a nuestro análisis de la acción del precio:

-La interpretación más sencilla del volumen es como confirmador de tendencias: Un volumen alto durante un movimiento del precio vendría a desvelar una presión compradora o vendedora, según el movimiento sea al alza o a la baja respectivamente. Si durante una tendencia apreciamos una disminución del volumen, esto nos puede indicar que, o bien el mercado se está tomando un respiro, o bien que el movimiento está próximo a su fin.


-Se suele decir que el volumen representa el sentimiento del mercado: es común escuchar que tan solo con los indicadores técnicos tradicionales nos va a ser muy difícil captar dicho contexto. Un estocástico, por ejemplo, nos mide la aceleración con la que se está moviendo el precio, pero no nos va a indicar si existe una presión compradora o vendedora, por lo que nos ofrecerá una visión sesgada. Pero si completamos este indicador con el volumen, podremos tener una idea muy precisa del contexto en el que se mueve el precio. Si existe aceleración en dicho movimiento acompañada de volumen, estamos ante una fuerte presión compradora o vendedora.


-La acumulación y distribución en los mercados se pueden monitorizar con el volumen: Si tras una fuerte caída vemos un rango estrecho en los precios acompañado de mucho volumen, esto es una señal típica de acumulación, e indicativa de una posible reacción alcista. La mano fuerte o smart money (gestoras, fondos de inversión, hedge funds, institucionales...) compra poco a poco y acumula posiciones a buen precio. Si tras un movimiento prolongado al alza se producen pequeñas ventas ,estamos ante una distribución por parte de los grandes operadores que compran durante la fase de acumulación. Si en este último supuesto además el precio se encuentra cerca de zonas relevantes de resistencia, la señal es más evidente todavía.


-El volumen es ideal para confirmar las roturas de rango, soportes y resistencias: si la rotura se produce acompañada de fuerte volumen, se confirma la fortaleza del nuevo movimiento y se confirma la presión compradora o vendedora. Si por el contrario, el volumen disminuye o no varía, estaríamos ante una falsa rotura y el precio volverá a encuadrarse en el rango previo. Todo ello sin olvidar que son frecuentes los retesteos una vez producidas las roturas, el precio "prueba" un movimiento contrario al de la rotura para averiguar si existe interés en volver de nuevo a niveles previos.


-Un cambio de tendencia se puede verificar si tenemos una vela de rechazo y fuerte volumen: si por ejemplo, en una tendencia alcista encontramos una vela como un Martillo invertido cerca de una zona de resistencia, acompañada de gran volumen, la señal es clara. Muy probablemente, el movimiento ha llegado a su fin. A la inversa, una vela Martillo cerca de una zona de soporte relevante con gran volumen, indicará que la tendencia bajista puede haber finalizado.


-El volumen refuerza los patrones de velas japonesas: como ya hemos introducido en el punto anterior, cualquier patrón de velas se verá reforzado si el volumen acompaña. Es decir, que las velas que marcan el siguiente movimiento del precio vengan acompañadas de volumen, y al contrario en las que se opongan a dicho movimiento.Por ejemplo, en un patrón Estrella del Amanecer (Morning Star), de connotaciones alcistas, si la última vela blanca viene acompañada de fuerte volumen, la fiabilidad de dicha formación se incrementa.

Conclusión

Aparte del histograma en la parte inferior del gráfico, podemos obtener información acerca del volumen mediante el Volume Profile, el Market Profile, y el Order Flow, que si bien son conceptos interesantes que estudiaremos en el futuro, escapan del contenido de esta entrada en particular. 

Quedaros con una idea importante, el estudio del volumen en un gráfico es uno de los mejores métodos para detectar las pistas que deja la mano fuerte. Los grandes operadores tienen tal poder para mover los precios que, si les interesa comprar o vender un activo, en primer lugar lo harán en pequeños paquetes para no levantar sospechas. Cuando consideren que ya han tenido suficiente, y con el objetivo de obtener beneficios, realizan un movimiento sin ningún tipo de disimulo (enorme volumen), que llama la atención de los pequeños inversores, los cuales entran en pánico (vendiendo) o se muestran eufóricos (comprando).

Durante la fase del mercado en la que los minoristas mueven el precio, ávidos de ganancias y con miedo a perderse la supuesta oportunidad, la mano fuerte logra sus beneficios. Cuando estima que ya se ha lucrado lo suficiente, invierte posición lentamente mediante la acumulación o la distribución, y el ciclo se repite una y otra vez. Una de las pocas maneras que tenemos, como pequeños inversores, de detectar en que fase del mercado nos encontramos y así poder ponernos del lado de los grandes operadores, es el estudio del volumen.

Si te interesan los mercados financieros, la inversión y el trading, puedes contactar conmigo, suscribirte al blog para recibir mis entradas  y seguirme en twitter y facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario