domingo, 13 de octubre de 2019

Las tortugas de Richard Dennis

A quien no esté familiarizado desde hace tiempo con el mundo de los mercados financieros el título de esta nueva entrada del blog le puede desubicar, pero en mi opinión hace referencia a uno de los experimentos más reveladores e interesantes en la historia del trading. No solo por su planteamiento inicial, sino por sus resultados y relevancia posterior.


¿El trader nace o se hace?

Richard Dennis es gestor de fondos de inversión y uno de los mejores traders de materias primas de la historia. Como referencia y para que os hagáis una idea de su valía, a principios de los años setenta pidió prestados 1.600 dolares, y según informes auditados, ganó 200 millones en unos diez años. Igualito que los vendehumos de las redes sociales...

En el año 1983 debatió con su colega y socio William Eckhardt sobre si la capacidad de batir al mercado en el trading era posible aprenderla o, dado sus circunstancias y condicionantes, se ha de nacer con un cierto "don". Dennis confiaba en la formación como único requisito imprescindible para conseguir ser un trader exitoso, mientras que Eckhardt propugnaba que no todo el mundo estaba capacitado para lograrlo, se debían poseer por naturaleza cualidades especiales.

Para salir de dudas, decidieron realizar un experimento que ha pasado a los anales de la historia del trading, tanto por sus resultados como por sus repercusiones.


Las tortugas

Como os podéis imaginar, el experimento no se iba a realizar con animales sino con personas. Richard y William publicaron anuncios en el Barron`s, el New York Times y el Wall Street Journal  en los que pedían sujetos voluntarios sin experiencia en los mercados financieros para formarles como traders.

De entre un aluvión de solicitudes, seleccionaron a 13 individuos a los que impartieron formación durante dos semanas en Chicago. Un grupo de personas variopinto que recibió la misma formación y que, como habréis podido imaginar, se conocería más adelante como las tortugas. El curioso nombre se debe a que al iniciar el experimento, Dennis acababa de regresar de un viaje en Asia y presentó el curso diciendo:

 "Vamos a cultivar traders como se cultivan tortugas en Singapur"

Al acabar la formación en enero de 1984, Richard, de su propio bolsillo, habilitó a los alumnos cuentas reales de trading con un capital variable (de 500.000 a 2 millones de dolares) según los resultados previos de su formación. Por supuesto, la finalidad era comprobar si una persona sin conocimientos previos podía convertirse en un trader exitoso como propugnaba Richard, o bien, como afirmada William, había que nacer con una "habilidad" especial.

Se les enseñó un sistema de trading estricto, con unas directrices y reglas prefijadas, y los resultados fueron espectaculares. De manera general, la mayoría fueron capaces de batir al mercado con rentabilidades de hasta el 80% anual, y fueron conocidos a partir de entonces como las tortugas de Richard Dennis.


El método

Como bien sabéis, este blog tan solo pretende ser una referencia para que intentéis profundizar en las materias que os presento. El método de las tortugas obviamente tiene más parámetros y contenido del que puedo exponer aquí, os animo por ello a que investigueís por vuestra cuenta (al final de la entrada os doy unas recomendaciónes).

Curtis Faith, una de las tortugas originales, publicó con detalle, pasado el tiempo y no sin cierta polémica, las reglas y directrices exactas del método que Dennis describía como simple, mecánico y objetivo. En esencia es un sistema seguidor de tendencias con una gestión de riesgo muy precisa. Dennis insistió mucho a sus alumnos acerca de que un sistema de trading no debe dejar espacio a la subjetividad, tan solo regirse por sus reglas de manera disciplinada y consistente. A que os suena...

Dennis recomendaba siempre operar mercados muy líquidos, y tenía en cuenta el hecho de que, con los volúmenes que sus tortugas podían manejar era posible manipularlos y por ello sufrir consecuencias no deseadas.

Las reglas  del sistema de las tortugas son, básicamente, las siguientes:

-Mercados:
  • Nueva York: Algodón, Azúcar, Café y Cacao.
  • CBOE: Bono del Tesoro a 30 años y Bono del Tesoro a 10 años.
  • Comex: Oro, Plata y Cobre.
  • New York Merchantile Exchange: Petróleo crudo y gas.
  • Chicago Mercantile Exchange: Eurodólar, S&P 500, Bono del Tesoro a 90 días, Yen, Dolar canadiense, franco francés, franco suizo y marco alemán.
-Tamaño de posición: las tortugas definían este aspecto en base a la volatilidad del mercado, y para ello se ayudaban del indicador técnico ATR (Average True Range). 
  • Se trata de reducir tamaño de posición en mercados sin tendencia clara y aumentarlo en aquellos con fuerte movimiento al alza o a la baja. Os dejó aquí el enlace a la entrada del blog dedicado a este indicador.
  • Nunca arriesgar más de 1% del capital en cada trade.
  • No sobrepasar el doble del ATR a la hora de arriesgar el capital total.

A continuación tenéis la entrada dedicada del blog sobre este indicador:


-Señal de entrada: siguiendo la tónica general de sencillez, las tortugas entraban al mercado según las señales del indicador técnico de los canales de Donchian. En concreto:
  • La señal de entrada de corto plazo se generaba cuando se producía una rotura de dicho canal de 20 días
  • La de largo plazo, cuando se producía una rotura del canal de 55 días.
  • Para operar una tendencia antes debe de darse una trade con pérdidas en la dirección contraria.
  • Se pueden añadir posiciones adicionales si el stoploss de las primeras ya está por encima del break even. 

A continuación tenéis la entrada dedicada del blog sobre este indicador:


-Stoploss: como no podía ser de otra manera, el sistema de las tortugas era muy estricto respecto a las señales de salida, las cuales se ponderaban de acuerdo a la volatilidad. 
  • En la primera sesión se utiliza un stoploss de 1/2 ATR. 
  • En sesiones posteriores se ubica el stoploss en el mínimo de 10 días y si va colocándose en niveles de compra, se usa el mínimo de 20 días. 

-Take profit: las tortugas recogían beneficios cuando el precio alcanzaba un mínimo de 10 o 20 días. Más sencillo imposible verdad?


Conclusión

Mas allá de técnicas y números, lo que realmente me gustaría destacar del método de las tortugas es la idea subyacente de que cualquier sistema de trading ha de sustentarse en unas reglas estrictas que debemos cumplir con disciplina. La ventaja estadística que nos proporcione nuestro conocimiento y experiencia aplicada a los mercados financieros debe ser honrada con unan operativa objetiva, alejada de cualquier atisbo de emoción.

Y como siempre, la gestión de riesgo por encima de todo. Ningún sistema, por muy alto que sea su porcentaje de aciertos, puede protegernos de pérdidas irrecuperables si no lleva implícitas unas reglas objetivas en este sentido.

En cuanto a la formación, nada que no se pueda imaginar alguien con sentido común. Tu mentor, formador o maestro debe de tener unos resultados acreditados y una currículum demostrable gestionando capital propio o de terceros, lo demás es humo.

Como bien sabéis, este blog tan solo pretende ser una referencia para que intentéis profundizar en las materias que os presento.  El método de las tortugas obviamente tiene más parámetros y contenido del que puedo exponer aquí, os animo por ello a que indaguéis por vuestra cuenta.

En el blog de mi amigo @Jontradercom podéis obtener más información y detalles del método de las tortugas:


También podéis ampliar la materia en este artículo de mi amigo Steve Burns @SJosephBurns:


Bueno, por ultimo, decir que William perdió la apuesta 😂😂😂😂


Si te interesan los mercados financieros, la inversión y el trading, puedes contactar conmigo, suscribirte al blog para recibir mis entradas  y seguirme en twitter y facebook.